miércoles, 1 de septiembre de 2010

Reflejo


Un reflejo es como un verso escrito en la arena, como un beso en la mejilla, como una caricia en la espalda, como una cama con el calor de un cuerpo, como el humo arrastrado por el viento. Efímero.
Tu tan distante y distraído, te miras ante el espejo tratando de parecer quién no consigues ser. Cada mañana te propones aprenderte ese largo guión de la obra, la cual no será nunca estrenada, pero no te importa, hablas a ese reflejo de lo que quieres decir, de cómo quieres actuar y del escenario en el que quisieras hacerlo, pero eso dentro de un recuadro en el que ni siquiera llegas a verte de cuerpo entero. Todo es imaginación.
Propones metas que sabes que no conseguirás. Inventas diálogos que ni tú mismo comprendes, incluso te ves con ropas diferentes y un rosto que no reconoces.
Ese reflejo es efímero, como los días que pasan, como los sueños que olvidas al despertar, como las horas que pasan y no podrás recuperar.

El espejo algún día se romperá.

1 comentario:

  1. El espejo también miente.
    Sólo muestra lo que una mirada fugaz ofrece.
    Lo que se esconde tras el reflejo hemos de dejarselo descubrir a otros.

    ResponderEliminar