lunes, 21 de febrero de 2011

¿Última gota?

Y es que me acabas de atravesar esa aguja. Y estoy como esa flor, derramando gotas de sangre. No es la herida lo que duele, ni la sangre lo que mancha. No son los pétalos los que se pudren poco a poco, y se secan como quien pone a tender la ropa al sol un día de verano. Sigues hurgando en la herida. Tratando de sobrevivir en el recuerdo, pero evito que nos encontremos, evito que nos veamos. No quiero verte. Ya me cansé de oír las mismas palabras. Esas que clavaban agujas a las rosas haciéndolas derramar gotas de sangre. A pesar de que ha sido la más espesa, espero que sea la última. No tengo ganas de dejar un rastro de gotas tras de mí, ni que nadie se ofrezca a limpiarlo por compasión.

sábado, 16 de octubre de 2010

Diles.


Diles me llamas y no cojo el teléfono. Diles que mañana no estaré aquí, que no sabes nada más de mí. Diles que me marcho lejos. Que mi coche no está a la puerta de mí casa. Diles que no hay luz dónde vivo y tengo las persinas bajadas. Que mi correo está bloqueado y mis cuentas desactivadas. Y que mis amigos no saben nada de mí. Diles que me voy y que no me has visto sonreir...

viernes, 3 de septiembre de 2010


No, no quiero volver a verte, eres demasiado malo conmigo. Me miras con ojos abandonados implorando consuelo nocturno, más no quiero ser presa de tu cuarto cuando me susurres a la luz de las farolas que sin ropa, tú cubrirás mi cuerpo. Que tu serás quién alimente mis anhelos. Pero al brillo de la mañana, despertaré como siempre, acunada en mis propios brazos, solo con el perfume del hecho y la duda del quererte.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Reflejo


Un reflejo es como un verso escrito en la arena, como un beso en la mejilla, como una caricia en la espalda, como una cama con el calor de un cuerpo, como el humo arrastrado por el viento. Efímero.
Tu tan distante y distraído, te miras ante el espejo tratando de parecer quién no consigues ser. Cada mañana te propones aprenderte ese largo guión de la obra, la cual no será nunca estrenada, pero no te importa, hablas a ese reflejo de lo que quieres decir, de cómo quieres actuar y del escenario en el que quisieras hacerlo, pero eso dentro de un recuadro en el que ni siquiera llegas a verte de cuerpo entero. Todo es imaginación.
Propones metas que sabes que no conseguirás. Inventas diálogos que ni tú mismo comprendes, incluso te ves con ropas diferentes y un rosto que no reconoces.
Ese reflejo es efímero, como los días que pasan, como los sueños que olvidas al despertar, como las horas que pasan y no podrás recuperar.

El espejo algún día se romperá.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Nunca quise hacerte daño.

Tampoco diré que fue por tu bien, pero cuando el viento sopla
las hojas caen, y se entremezclan con tu corazón y el mío.
Me voy, y me llevo conmigo tu lina. Sin ella no sé vivir, y sin darme
cuenta me llevo tu sangre y tus ojos, y tu piel.
Perdona una vez más, pero mis alas se están ajando,
y me llevo tu vida al volar...

miércoles, 23 de junio de 2010

Nadie gana en este escenario


Yo también siento algo por ti. Estoy asustada y no quiero arruinar nuestra amistad.

- Yo tampoco.

- Estamos en ese territorio desconocido. No nos enrollamos ahora mismo porque queremos seguir siendo amigos, pero ahora no somos amigos porque queremos enrollarnos.

- Nadie gana en este escenario.

- Es como si al ser tan cuidadosos estuviésemos arruinando todo.

- Estamos arruinando nuestra relación al no enrollarnos.

- Creo que deberíamos lanzarnos y ver qué pasa.

- Si nos quemamos, al menos sabemos que nos quemamos intentándol

jueves, 20 de mayo de 2010

Ven

Ven, acuéstate en mí olvido
para así nunca olvidarte
para saber que no te has ido
y en mí así retenerte.

Ven, deslízate en mí herida
y cúrala con tus besos
que la infección se de por vencida
y hagan de mis labios presos.

Ven, acurrúcate en mi sueño
para que no despierte el olvido
ven, acuéstate conmigo
para que no me haga su dueño.

Que a la soledad tengo miedo
a ser un hombre deshabitado
amor... recuéstame en tu cielo
ven, recuéstate a mí lado