sábado, 16 de octubre de 2010

Diles.


Diles me llamas y no cojo el teléfono. Diles que mañana no estaré aquí, que no sabes nada más de mí. Diles que me marcho lejos. Que mi coche no está a la puerta de mí casa. Diles que no hay luz dónde vivo y tengo las persinas bajadas. Que mi correo está bloqueado y mis cuentas desactivadas. Y que mis amigos no saben nada de mí. Diles que me voy y que no me has visto sonreir...

viernes, 3 de septiembre de 2010


No, no quiero volver a verte, eres demasiado malo conmigo. Me miras con ojos abandonados implorando consuelo nocturno, más no quiero ser presa de tu cuarto cuando me susurres a la luz de las farolas que sin ropa, tú cubrirás mi cuerpo. Que tu serás quién alimente mis anhelos. Pero al brillo de la mañana, despertaré como siempre, acunada en mis propios brazos, solo con el perfume del hecho y la duda del quererte.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Reflejo


Un reflejo es como un verso escrito en la arena, como un beso en la mejilla, como una caricia en la espalda, como una cama con el calor de un cuerpo, como el humo arrastrado por el viento. Efímero.
Tu tan distante y distraído, te miras ante el espejo tratando de parecer quién no consigues ser. Cada mañana te propones aprenderte ese largo guión de la obra, la cual no será nunca estrenada, pero no te importa, hablas a ese reflejo de lo que quieres decir, de cómo quieres actuar y del escenario en el que quisieras hacerlo, pero eso dentro de un recuadro en el que ni siquiera llegas a verte de cuerpo entero. Todo es imaginación.
Propones metas que sabes que no conseguirás. Inventas diálogos que ni tú mismo comprendes, incluso te ves con ropas diferentes y un rosto que no reconoces.
Ese reflejo es efímero, como los días que pasan, como los sueños que olvidas al despertar, como las horas que pasan y no podrás recuperar.

El espejo algún día se romperá.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Nunca quise hacerte daño.

Tampoco diré que fue por tu bien, pero cuando el viento sopla
las hojas caen, y se entremezclan con tu corazón y el mío.
Me voy, y me llevo conmigo tu lina. Sin ella no sé vivir, y sin darme
cuenta me llevo tu sangre y tus ojos, y tu piel.
Perdona una vez más, pero mis alas se están ajando,
y me llevo tu vida al volar...

miércoles, 23 de junio de 2010

Nadie gana en este escenario


Yo también siento algo por ti. Estoy asustada y no quiero arruinar nuestra amistad.

- Yo tampoco.

- Estamos en ese territorio desconocido. No nos enrollamos ahora mismo porque queremos seguir siendo amigos, pero ahora no somos amigos porque queremos enrollarnos.

- Nadie gana en este escenario.

- Es como si al ser tan cuidadosos estuviésemos arruinando todo.

- Estamos arruinando nuestra relación al no enrollarnos.

- Creo que deberíamos lanzarnos y ver qué pasa.

- Si nos quemamos, al menos sabemos que nos quemamos intentándol

jueves, 20 de mayo de 2010

Ven

Ven, acuéstate en mí olvido
para así nunca olvidarte
para saber que no te has ido
y en mí así retenerte.

Ven, deslízate en mí herida
y cúrala con tus besos
que la infección se de por vencida
y hagan de mis labios presos.

Ven, acurrúcate en mi sueño
para que no despierte el olvido
ven, acuéstate conmigo
para que no me haga su dueño.

Que a la soledad tengo miedo
a ser un hombre deshabitado
amor... recuéstame en tu cielo
ven, recuéstate a mí lado

domingo, 16 de mayo de 2010

Rightarm Of The Giant


Sin blandir la espada,
No puedo protegerte.

Blandiendo la espada,
No puedo abrazarte.

martes, 11 de mayo de 2010

Tu serás mi aliento...

Apriétame fuerte. Ahógame entre tus manos e introdúceme en tu cuerpo.
Úneme a tu ser haciendo uno solo. Apriétame tan fuerte, que mi cuerpo reclame aire para respirar y dame tu ese aire que me falta. Tu serás mi aliento...

sábado, 20 de marzo de 2010

Desvanecer



Sin ningún sentido
Sin ningún compás
Pasan los minutos,
Las horas....
Y yo aquí
Postrada en un catre
Frío y oscuro
Abrazada al aire
Sintiendo el peso del ayer.

No distingo entre las sombras
Lo real o imaginario
No distingo por las gotas
Que afirman que estoy llorando
No importo ni navego
Por la sangre de un humano
Sólo piedras desteñidas
Que me alejan de su lado.

Todo lo que sucedió,
Ahora ya está olvidado
Todo lo que me embriagó
Todo, se ha esfumado
No bastan con un simple perdón
Para poder arreglarlo
No basta con un corazón
Solo y abandonado

Duerme tranquila y sola
En un lecho de acordes baratos
Pues una voz te avisó
De esos caminos amargos

martes, 16 de marzo de 2010

Flower On The Precipice



Pensamos que una flor en un acantilado es hermosa,

Porque nuestros pies se detienen al llegar al borde.

Porque, a diferencia de la flor,

Somos incapaces de saltar al vacío sin miedo.

lunes, 15 de marzo de 2010

Guiovanni Papini


Hay en una de las paredes de mi cuarto un hermoso reloj antiguo que ya no funciona. Sus manecillas detenidas casi desde siempre, señalan imperturbables las misma hora: las siete en punto.
Casi todo el tiempo, el reloj es solo un inútil adorno de una blanquecina pared.
Sin embargo hay dos momentos en el día, dos fugaces instantes en el viejo reloj parece resurgir de sus cenizas como un ave fénix. Cuando todos los relojes de la ciudad, en sus enloquecidos andares marcan las 7 y los cu-cu y los gong de las demás máquinas hacen sonar por 7 veces su repetido canto, el viejo reloj de mi habitación parece cobrar vida.
Dos veces al día, a la mañana y a la noche, el reloj se siente en absoluta armonía con el resto del universo. Si alguien mirara el reloj solamente en esos dos momentos, diría que funciona a la perfección…
Pero pasado ese instante, cuando los otros relojes han acallado su canto y las manecillas siguen sus monótonos caminos, mi viejo reloj pierde su paso y permanece fiel a aquella hora que alguna vez detuvo su andar.
Y yo amo ese reloj y cuanto más hablo de él, más lo amo, porque cada vez me siento más parecido a él. También yo estoy parado en un tiempo, también yo me siento clavado e inmóvil, también yo soy de alguna manera un adorno inútil en una pared vacía.
Pero tengo también fugaces momentos en que, misteriosamente, llega mi hora. Durante esos tiempos, yo me siento vivo. Todo está claro y el mundo se transforma en maravilloso. Yo puedo crear, soñar, volar, decir y sentir más cosas en esos instantes que en todos los otros momentos. Estas conjunciones armónicas se dan y se repiten una y otra vez, como una secuencia inexorable.
La primera vez que lo sentí, trate de aferrarme a ese instante creyendo que podría hacerlo durar para siempre. Pero no fue así. Como a mi amigo el reloj, también a mi se me escapa el tiempo de los otros.
… Pasados estos momentos, los otros relojes que anidan en otros hombres, continúan su giro y yo vuelvo a mi rutinaria muerte estática, a mi trabajo, a mis charlas de café, a mi aburrido andar que acostumbro a llamar vida.
Pero yo sé que la vida es otra cosa.
Yo sé que la vida, la vida de verdad es la suma de aquellos momentos que aunque fugaces, nos permiten percibir la sintonía con el universo. Casi todo el mundo, pobre, cree que vive. Solo hay momentos de plenitud y aquellos que no lo sepan e insistan en querer vivir siempre, quedaran condenados al mundo del gris y repetitivo andar de la cotidianidad.
Por esto te amo, viejo reloj, porque somos la misma cosa, tú y yo

domingo, 14 de marzo de 2010

Sin aliento.


Tirada en el frío suelo,
yace su cuerpo agotado
por el dolor que ha sentido
por los gritos que ha callado.
gotas de sangre fluyen ya
aunque su corazón ya no late
se secaron las palabras
las historias terminaron
solo le quedó el sabor
amargo del silencio
ya no llora, no sonríe
ya no sufre ni respira,
aun no se ha ido, aquí sigue
aunque su cuerpo , no tiene vida

sábado, 6 de marzo de 2010


"Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas"


La Sombra del Viento.

viernes, 5 de marzo de 2010

Sentimientos ahogados

Qué es lo que tiene tu compañía, tu mirada, tus palabras. Siente mi latir que te susurra en el gran ruido de la noche. Cierro los ojos y te veo despeinándome y rozando tus labios en mis hombros, acariciando mi cuello con tu aliento. Reacciono y me miento más de lo que debo. Quizá ahora entiendo que no consigo entender nada. Pierdo la noción del tiempo cuando tus brazos me aguardan. Somos dos y no hay calma, somos uno y todo estalla.

domingo, 14 de febrero de 2010

Muerte


Estás malgastando un tiempo precioso. No es mi tiempo el que malgastas, es el tuyo. Te niegas a aceptarme por lo que soy, lo que evita que sientas el dolor. Reprimes tus lágrimas airadamente, te fortificas contra mí como si yo fuera el mal definitivo. No. No soy ni bueno ni malo, solo soy inevitable.

jueves, 4 de febrero de 2010

Un borrón


Mantengo la punta pegada al papel. La tinta comienza a salir, mucho antes que mis ideas. Se forma un borrón.
Cambio de línea y comienzo a escribir lo que me viene a la cabeza.
Termino escribiendo cosas sin sentido.

Espero.
Mientras espero, de nuevo un borrón mancha el papel.
Lo arrugo, lo rompo, lo quemo.
Comienzo otra vez en un nuevo folio.

Un borrón más. Una lágrima.
Un trazo sin significado.

miércoles, 27 de enero de 2010

Otra vez esa sensación


Otra vez tu, atormentando mis noches, mis largas y

tristes noches echando de menos tu olor,

tu aliento en mi nuca, tu espalda empapada de sudor.

Vuelves a crear en mi ese sentimiento lleno de mariposas

de colores que me dibujan una gran sonrisa en mi cara

cuando te veo, o cuando hablamos.

Ahora de repente te vas, no te veo. Otra vez.

Ahora no estás, y te echaré de menos.

martes, 26 de enero de 2010


Hablemos.
Hablemos de cómo sentarme a tu lado,
mirarte a los ojos. Decir que te extraño.

Hablemos.
Hablemos del aire, del mar, de todas
las cosas que han rozado tus labios.
Prométeme que cuando abra los ojos,
veré tus manos, rozando mi rostro.

Contigo a mí lado.

sábado, 23 de enero de 2010


No, no me veo capaz de mirarte y decir lo que siento.

No hay razón ni motivos, no hay pretextos.

No, no me falta tu amor, no me falta nada en concreto, solo soy yo la que me busco y no me encuentro.

Como aquella canción que se olvida sin más, como parte de un cuadro incompleto.

Como actor secundario con triste final, como nada así me siento.

Y es que no puedo o es que no quiero, ya no sé si es peor continuar o partimos de cero.

Es que no puedo o es que no debo, no sé ni por donde empezar si te digo te quiero me miento.
Es que no puedo...

Es sufrirte tan cerca, es echarte de menos tan lejos, un porqué sin respuesta, es un quiero y no puedo.

¿Cuantas veces más debo callar?¿Cuantas veces más tengo que huir?¿Cuantas veces te pude contar?Pero nunca me atreví.